Despedida

3:36 María Gabriela León Hernández 11 Comments

Amar la poesía es amar la vida


La despedida


Cuan displicentes somos los humanos
Compartimos momentos de angustia y felicidad
Confesamos nuestros secretos 
Desahogamos nuestras tristezas
Comemos y bebemos
en la misma mesa
Celebramos los triunfos
Sopesamos las penas
Con emoción reímos
con las bromas ajenas
Y al momento de despedirnos
con la mirada extraviada
somos como extraños
diciéndonos adiós 
Amar la poesía es amar la vida

11 comentarios:

  1. Este año he tenido que hacer frente a muchas despedidas, y siempre siento que quedan muchas cosas en el tintero, mucho por decir, agradecer...
    Creo que, con ese "adiós", de alguna forma intentamos no cerrar una puerta. Resulta paradójico, como apuntas.

    ResponderEliminar
  2. Vivimos infinidad de experiencias. Esta despedida fue totalmente diferente a lo antes vivido!

    ResponderEliminar
  3. Decir ¡Adiós! siempre resulta de un frío sobrecogedor, muy distante. Prefiero un hasta luego, hay un regreso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El adiós frió e indiferente es la esencia del poema. Lamentablemente no todas las despedidas son iguales. Esta me impresiono y dejo un vació. Quedo plasmado el porque de la soledad de esas personas.

      Eliminar
  4. Que bello Maria Gabriela. Cuantos adioses cotidianos que pasan a ser recuerdos. Saludos y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual Amparo, pasan a ser recuerdos, otro capitulo en el libro de nuestras vidas. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hermoso texto, María. No lo había leído y encontré una belleza. Cuando raras podemos ser las personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos contradictorios y complejos en nuestro actuar. Gracias por tu comentario! Un abrazo.

      Eliminar
  6. No me gustan las despedidas ...las odio es como el comienzo del hasta nunca ..........

    ResponderEliminar
  7. Fue asi una despedida extraña.... ...y nunca mas te vi .......

    ResponderEliminar