Amantes fortuitos

0:25 María Gabriela León Hernández 11 Comments

amar la poesía es amar la vida
Los amantes, René Magritte

Miradas sugeridas en palabras sueltas.
Sus poros,  transpiran deseos
de mezclar impulsos
hasta viajar al limite de la eternidad.

Cuerpos entrelazados de almas solitarias
descargan al animal salvaje
en encuentros fortuitos
para henchir la carne y apaciguar el corazón

Inertes siguen sendas opuestas
con pieles gastadas
e ilusiones enflaquecidas;
extraviaron el amor.


11 comentarios:

  1. Muy hermoso poema, así es, pieles gastadas e ilusiones enflaquecidas...me gustó mucho Gabriela

    ResponderEliminar
  2. A veces las almas solitarias necesitan calor espiritual y como no lo encuentran aceptan un poco de calor carnal, pero por desgracia eso no dura más que unos instantes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las relaciones entre las personas son tan complicadas que a veces no sabemos que es lo que realmente queremos de la otra. Gracias por tu comentario. Un abrazo Sandra.

      Eliminar
  3. "para henchir la carne y apaciguar el corazón"; creo que más bien es al contrario: el deseo se acrecienta. Leído con el agrado de siempre. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser!!! Gracias por el comentario. Un abrazo Isaías.

      Eliminar
  4. Lindo poema!, que inspiración!! Saludos María Gabriela!

    ResponderEliminar
  5. Es un buen escrito con ritmo y prosa de símiles muy simples pero con fuerza, sin saturar la idea principal. Me gusta

    ResponderEliminar
  6. Bellisimo, amar es un arte pero los amantes son artistas....

    ResponderEliminar