¡Hágase la Luz!

21:06 María Gabriela León Hernández 4 Comments

Amar la poesía
Mañana de Pascua, Caspar David Friedrich

Vuelo 
sobre 
aguas 
profundas

en un 
esperanzador 
amanecer.

El 
encuentro 
de 
pinceladas
de 
fuego 
hipnotizan 
mi 
voluntad
hasta 
sumirme 
en la 
verdad
de la 
creación 
divina.


4 comentarios:

  1. La creación divina te premia con el don originario de la palabra. Compartimos tu poema y nos cobijamos en su luz.
    Saludos fraternos siempre.

    ResponderEliminar
  2. La verdad de la creación divina está en tu fina pluma, María Gabriela. Amén.

    Un fuerte abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fer por tus palabras que siempre me llenan de entusiasmo! Un abrazo grandote!

      Eliminar