El tirano obtuso

23:50 María Gabriela León Hernández 2 Comments

Amar la poesía es amar la vida
    
     No lograba entender por qué su mujer lo había abandonado. En todo los meses que pasaron juntos no hizo más que amarla y dedicarle toda su atención. Con el propósito de evitar que otros hombres le hablaran, la esperaba a la salida del trabajo. Convencido de poseer mejor gusto que ella, le elegía la ropa. La separó de las amistades que a su juicio le eran inconvenientes. Con paciencia infinita tomó el control de las llamadas y mensajes que entraban y salían de su celular. Lo mismo hizo con las cuentas de Facebook, Instagram, Twitter y WhatsApp. Desconcertado lloraba su perdida.
Amar la poesía es amar la vida

2 comentarios: